Policía Cibernética en Veracruz; SSP coordinará patrullajes virtuales

Delincuencia ciber

Veracruz contará con la unidad especializada en delitos cibernéticos y se coordinará con la Policía Nacional Cibernética, tras las reformas realizadas a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

La policía preventiva cibernética, estará bajo el control de la Secretaría de Seguridad Pública que podrá hacer patrullajes virtuales para la detección e investigaciones relacionadas con la posible comisión de delitos cometidos en Internet o ayudados por la red..

Los “cateos cibernéticos” abarcarán páginas web o correos electrónicos, para realizar sus indagaciones, aunque al mismo tiempo habrá de procurar el respeto a la intimidad y privacidad de los dueños de las cuentas electrónicas.

La Policía Preventiva Cibernética se orientará a conocer las posibles condiciones de vulnerabilidad de la población y las amenazas que aumentan el riesgo de su victimización en materia cibernética, con el objeto de generar un frente común y coordinado para prevenir, contener y enfrentar los delitos para cuyo fin son empleados los medios electrónicos.

En la justificación de la reforma aprobada a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública se resalta que es abiertamente conocido que el fraude electrónico causa graves perjuicios a los usuarios de la banca y que tal delito se lleva a cabo a través de la utilización de programas especiales, aprovechándose del nivel cultural del usuario y de su curiosidad, y puede ser prevenido o detectado de forma temprana a través del cómputo forense; la extorsión en la que es usual la utilización de medios informáticos; en el caso de la pornografía, la forma idónea de realizar la detección a tiempo es en la vigilancia hacia los sitios de Internet, en donde se exhiban anuncios tendientes a inducir actos de exhibicionismo corporal o sexuales para reproducirlos, sobre todo cuando se perciba que van dirigidos a menores de edad.

A través de los patrullajes cibernéticos, se buscará combatir delitos como la pornografía infantil, pues muchos pedófilos aprovechan las nuevas rutas de la información, donde los usuarios pueden introducir material y convertirse en difusores de dicho material.

Las posibilidades que ofrece Internet se proyectan también en la posibilidad de mantener comunicaciones en línea, con incorporación de imágenes, a través de las denominadas sesiones interactivas de chat, mediante las cuales los menores pueden quedar involucrados en un contexto sexual con adultos que ocultan su identidad para ganarse su confianza.